historia

Mi madre ha cosido siempre, lo que le apeteciera o lo que necesitara, desde manteles o cortinas y pañuelos, hasta muñecas de trapo. Y también ha bordado. De pequeña pasábamos ratos con la aguja y el dedal o pulsando el pedal de hierro de esa Refrey antigua. Me gustaba, los ratos con ella y lo que suponía el entretenimiento. Y dibujaba ropita para mis muñecas con ganas de materializarla. Y nunca ha dejado de ser necesario para mí tener una idea y querer realizarla.

L’abril del 2011 vaig començar a fer els primers anells de pasta de fusta amb imatges reciclades de revistes i folletons. I el mes següent estrenava el primer i en regalava als propers amb unes etiquetes fetes a mà on hi deia: “Amac d’histèria”, que és el nom que li hauria volgut posar a la Valentina, la gateta curiosa que pren el sol a la finestra. Per l’aniversari de l’any següent, les amigues em van regalar una màquina de cosir. I vaig estar molt contenta, però es va passar més d’un any abandonada dins la caixa original. De vegades, la vida apreta, i no li fas prou atenció al que realment t’agrada, potser perquè encara no ho saps. Després de donar tombs per la meva vida en intents de trobar alguna cosa que em satisfés, ma mare va aparèixer amb una targeta d’unes noies ( les Batlló Espinalt de Navàs ), mare i filla, que feien classes de costura. Hi vaig contactar i de seguida vaig començar a fer classes de patronatge. M’hi sentia molt a gust. Poques setmanes després els hi vaig dir que em volia fer una bossa i la vaig estrenar pel sant Jordi del 2014. I és llavors quan vaig treure la meva Singer nova de trinca de la seva caixa i, les estonetes que la feina m’ho permetia, no podia ni volia fer res més que passar l’estona amb la màquina provant teles per fer bosses. I en parlava amb les meves companyes de feina, que en tenia moltes, i els hi agradava el que feia.

Enseguida, y casi todas, quisieron una. Y poco a poco, tomé conciencia de que había a quien le gustaban mis piezas y que hacerlas me hacía feliz. Veía que cada día mejoraba un poco y conseguía hacer detalles que tres días antes me parecían impensables.

La costura ha supuesto y supone, para mí, un camino recuperado del autoconocimiento. Por tanto, Amacdhistèria es un pedazo de mí. Amacdhistèria nace de la necesidad de una histérica de expresarse de algún modo y se propaga construyendo piezas únicas. Amacdhistèria es mi forma de mostrarme. Es mi forma de ver el mundo. Son mis ojos, mi corazón, mi expresividad. Mi yo más yo. Es un camino, una elección personal. La voluntad de contentar a alguien con una pieza de uso diario siempre está ahí. La voluntad de querer mantener la propia genuinidad y la de los demás, también. La voluntad de crear un pequeño mundo a medida, hacer sentir especial, envolverse en esperanzas y compartirlas. En cada prenda hay amor, errores, ilusión, soluciones, esperanzas, tradición, creación. Cada pieza es un mundo, un mundo pequeño que espera ser acogido en uno mayor y al mismo tiempo acoger uno particular en sus entrañas. Amor y sentimiento por quien lo hace y por quien lo luce.

Cada una de las personas que he tenido cerca en el transcurso de este tiempo y las que han contado de alguna manera con Amac, tal y como lo llamo dulcemente, han contribuido, de alguna, a su manera , a hacerme crecer. 

¡Gracias! 

Rosa

12549104_522703184557854_4080817023561097117_n